El 125º Aniversario de la Asociación Italiana Fraternidad y Unión de San Miguel. Una celebración diferente.


Una vez más, cumpliendo con las gentiles invitaciones que Tribuna Italiana suele recibir para asistir a fiestas organizadas por instituciones de nuestra colectividad, el domingo 13 del corriente nos hicimos presente en la Asociación Italiana de Socorros Mutuos "Fraternidad y Unión" de San Miguel.
Se trata de una  prestigiosa  entidad  que celebró el 125º aniversario de su fundación y que  puede  exhibir el meritorio privilegio de integrar el selecto grupo de Instituciones Centenarias Italianas en el país que en estos tiempos la encuentran transitando por  una etapa activa, atiborrada por las más diversas actividades   
El singular aniversario se conmemoró con un almuerzo servido en el salón de fiestas de la institución y como suele ocurrir en los últimos tiempos desde la presidencia de Jose Bianco, el festejo resultó muy particular, distinto a lo que suele ocurrir en eventos de esta naturaleza. No hubo baile, tampoco orquesta en vivo, la parte musical estuvo a cargo de un excelente tenor con un selecto repertorio de temas líricos y canzonetas napolitanas. No hubo público en general, sino  invitados especiales en cantidad respetable, entre los cuales el  Intendente de San Miguel, Dr. Joaquin de la Torre: el  presidente del Comites de Buenos Aires y de FEDIBA, Dr. Dario Signorini, el Párroco de la catedral de San Miguel, Pbro. Francisco Occhiuzzi; como asi también representantes de distintas instituciones culturales, sociales, comerciales, industriales, universitarias, artísticas y deportivas entre otras como asi también de asociaciones italianas de la zona, integrantes del Comites, miembros representativos de nuestra comunidad en general y medios.  
Aunque se trató de una celebración sobria, no tuvo un marco de solemnidad, aunque prevalecieron aspectos protocolares, como el saludo de los distintos invitados y en particular la alocución de Jose Bianco, un protagonista  excluyente de la velada quien hizo  gala de una oratoria fluida y emotiva logrando  sacudir los sentimientos del auditorio
Entre las novedades anunciadas, cabe acentuar  aquella referida a los cambios producidos en la conducción de la Asociacion que, luego de un periodo de 12 años a cargo del Sr. Bianco “….sin apuro, ni improvisación, en el momento oportuno” pasa a ser ocupada por el Sr. Juan José Bottazzini.
El ahora ex presidente, en una particular sintonía entre orador y auditorio, se dejó llevar por sus sentimientos, para compartir con el público, “sus amigos” como él lo definiera, algunas experiencias personales, como la de su desarraigo de inmigrante “una herida grande como el océano que separa los dos países y que tardó más de 40 años en cicatrizar” para luego, en un terreno más íntimo, que le dio una atmósfera  muy particular a la reunión, relatar un pormenor  sobre  el reciente fallecimiento de su madre. Superado el momento de emotividad, tuvo palabras de agradecimiento  para todo el equipo que lo acompañó en el transcurso de su gestión, como así también para los responsables de  las distintas actividades llevadas a cabo en ese periodo, las más variadas disciplinas, desde la enseñanza de oficios, de idiomas, a convenios con universidades, teatro, canto, danzas y una  vocación particular de Bianco hacia la solidaridad y la tercera edad  que satisfizo con una serie de brillantes iniciativas, entre las cuales los Talleres terapéuticos para los ancianos. Expresó el deseo que las mismas continúen y se intensifiquen, objetivos en los que seguramente seguirá contribuyendo en su nuevo cargo de vicepresidente de la institución.
Hubo tiempo para otros saludos, como el del nuevo presidente Bottazzini, muchos de los invitados tuvieron sus breves intervenciones, la Dra. Liliana Brusca, Antonio Morello y en particular el Dr. Darío Signorini que con el fervor que caracteriza sus intervenciones fue de tono menor a mayor, felicitó a las autoridades por el “cambio y el traspaso generacional”, para referirse luego al tema del traslado del Monumento de Colón, enjuiciando a las autoridades nacionales por “la osadía de ofendernos como comunidad” para luego anunciar y explicitar el proyecto del Museo de la Italianidad, y finalmente con mayor vehemencia concluir señalando: “Antes que se retire la Presidenta el monumento de Colón estará  nuevamente de pie”.
Nos retiramos de la reunión con sensaciones contrapuestas, por una parte sorprendidos por su formato y por el otro satisfechos por su contenido. Se trató de un festejo atípico, ni peor, ni mejor  que otros, simplemente diferente. 
“Si logras hacer algo diferente en tu vida no lo dejes perder porque ahora hay escasez de diferencia”.
 
WALTER CICCIONE